La Ruta de los búnkeres es una de las opciones más completas para practicar senderismo y a la vez conocer este pedazo de la historia vinculada con la Guerra Civil Española y que ha dejado sus vestigios diseminados por el municipio de Los Molinos.

Los Molinos fue frente de batalla durante prácticamente los tres años que duró la Guerra Civil, un hecho por el que hubo que desalojar el pueblo ya que la segunda línea el frente se encontraba a escasos metros de las propias viviendas. De hecho, ha sido este motivo y el hecho de que esta segunda línea del frente permaneciera prácticamente sin entrar en combate, lo que propició que se puedan visitar algunas de las casamatas mejor conservadas y accesibles de la Comunidad de Madrid.

Esta ruta cuenta con casamatas perfectamente accesibles (podremos entrar incluso dentro de ellas) y con paneles interpretativos que nos ayudarán a entender mejor esta parte de la historia. En total, en el municipio contamos con un total de 6, de los cuales son visitables:

  • Casamata de Los Huertos: está situada en la calle Virgen del Espino, justo al final de las últimas casas. Cuenta con un panel interpretativo además del atril explicativo junto al búnker para ametralladora. Tiene su entrada a través de una trinchera poco profunda.
  • Casamata de Matamaillo: ubicada en una finca colindante con la calle Calvario. Tiene igualmente un impacto en su zona superior y se encuentra rodeada de varios pasillos de trincheras.
  • Casamata del Balcón de la Peñota: esta casamata está situada dentro de la urbanización El Balcón de la Peñota, encima de una de las plazas interiores en un jardín y rodeada de viviendas. En este caso, destaca la conservación del cilindro interior en el que se apoyaba la ametralladora.
  • Casamata de Los Veneros: de los visitables, es el que se sitúa más lejos del núcleo urbano, subiendo hacia el oeste por el camino de las Cuevas desde la urbanización del Balcón de la Peñota. Tiene grabado en su frente “AÑO 1939” y cuenta con una pequeña trinchera que le da acceso.

No obstante y, pese a que el itinerario pasa por caminos públicos perfectamente transitables, el resto de los búnkeres se encuentran en terrenos particulares y por tanto está prohibida su entrada, aunque la mayoría de estos últimos se pueden observar desde el camino.

Todos los detalles de la ruta están disponibles en el siguiente enlace: